¿Le preocupan los nuevos precios de la energía? ¡Haga del aumento de tarifas de gas y electricidad una oportunidad! Las empresas que utilizan de forma eficiente la energía usan menos recursos para lograr las mismas metas, reduciendo costos y preservando la naturaleza. ¿El resultado? Ganan competitividad sobre todas las demás. Nosotros lo podemos ayudar a lograrlo con nuestras charlas, conferencias, cursos y seminarios sobre eficiencia energética. Esperamos su consulta: jandreotti@fibertel.com.ar.

martes, 14 de marzo de 2017

Organigrama del Ministerio de Comunicaciones de la Nación (Argentina)



Organigrama general



Organigrama de la Secretaría de Tecnología de la información y las Comunicaciones

Organigrama de la Secretaría de Promoción de inversiones

Organigrama de la Subsecretaría de Coordinación





























Fuente


Nota de Aranguren explicando y justificando la importación de gas desde Chile en el invierno de 2016

Importación de gas de Chile: nada para ocultar
Por Juan J. Aranguren
Martes 14 de junio de 2016
En su nota de opinión titulada: "Aranguren: del tarifazo al sobreprecio", publicada por Infobae el 08/06/16, el senador nacional Fernando E. Solanas comparte una serie de opiniones que, como tales, están sujetas al debate público; pero también efectúa una serie de afirmaciones que, al considerarlas carentes de veracidad, tengo la obligación de refutarlas tanto en sede judicial -respondiendo cuando ésta me lo reclame la denuncia penal que el senador formulara y de la cual todavía no he sido notificado- como ante la opinión pública.
El 29 de febrero pasado el Ministro de Hidrocarburos y Energía del Estado Plurinacional de Bolivia Ing. Luis Alberto Sánchez me envió un correo electrónico para informarnos que Bolivia no iba a poder entregar los 19,9 millones de m3 por día de gas natural que establece el contrato que nos vincula para el año 2016, ofreciendo 15,4 millones de m3/día para el primer semestre del año y 19,0 millones de m3/día para el segundo semestre del año, solicitando una dispensa para no afrontar las penalidades previstas en el contrato.
Ante este panorama y un pronóstico de frío más severo que en años anteriores para este invierno y dado que el gas producido en nuestro país no alcanza -desde hace más de 10 años- a cubrir toda la demanda en el período invernal, decidimos evaluar la posibilidad de diversificar la oferta energética importada, para así limitar al mínimo posible el corte de suministro de gas natural a la industria, lo cual fuera muy frecuente en años anteriores, aunque ocultado y minimizado por las autoridades energéticas que nos precedieron.
Las vías de importación de gas natural son limitadas. Adicionalmente al ingreso por gasoducto del gas boliviano, contamos con un par de opciones de re-gasificación de gas natural licuado (GNL) en los puertos de Bahía Blanca y Escobar, cuya capacidad se encuentra a pleno durante los meses de junio a agosto. Asimismo, en invierno debemos recurrir a la importación de combustibles líquidos (principalmente gasoil) para generar energía eléctrica en varias centrales térmicas, liberando así gas natural para que se destine al abastecimiento residencial y para el sector de transporte, como GNC.
Chile, que también importa GNL como consecuencia de que Argentina dejó de exportarle gas natural en la década pasada por caída de nuestra producción, tiene capacidad ociosa en sus dos terminales de re-gasificación (Mejillones y Quinteros) y sus autoridades, encabezadas por el Ministro de Energía Máximo Pacheco, nos manifestaron oportunamente la voluntad de vendernos producto previamente re-gasificado en las mismas.
Obviamente, dicho producto fue ofrecido como disponible por su propietario, inicialmente ENAP, y no cabía la posibilidad de licitarlo, ya que no existe más de un proveedor posible para el gas proveniente de cada una de dichas terminales. Menos aún en el contexto de la emergencia declarada en el sector energético de nuestro país.
La compra directa fue realizada por Energía Argentina S.A. (ENARSA), una sociedad anónima creada por iniciativa del presidente Kirchner en 2004, a la Empresa Nacional de Petróleo de Chile (ENAP); la que, para el caso de la terminal de Mejillones, actuó en representación de SolGas S.A.
No obstante ello, aún para una compra del Estado, contrariamente a lo mencionado por el senador Solanas, las normas de contratación prevén la compra directa en este tipo de situaciones (Art. 25d inc. 3 y 5 del Dto. 1023/2001).
Estamos comprando todo el gas natural que Bolivia pone en disponibilidad, por lo que denunciar que se compró a Chile a un precio 128% superior al que corresponde por contrato con Bolivia es una verdad planteada en forma maliciosa. Se acudió al gas natural proveniente de Chile cuando ya no era posible contar con mayor cantidad de gas de Bolivia que el que se estaba adquiriendo. Es decir, el senador Solanas compara el precio de un bien disponible (gas de Chile) con el de un bien que hoy no está disponible (gas adicional de Bolivia). En esa comparación entre lo existente y lo inexistente, llega a su errada conclusión de “sobreprecio”.
En un análisis serio, sólo es posible comparar el precio de los distintos bienes efectivamente disponibles, en este caso, superada la capacidad de entrega de gas proveniente de Bolivia y la capacidad de nuestras terminales de re-gasificación de GNL, las únicas opciones reales son el GNL re-gasificado en Chile y el gasoil importado, utilizado en usinas de generación eléctrica en remplazo de gas natural.
En efecto, todo volumen adicional de gas natural que se pueda comprar remplaza al combustible marginal que se quema en el invierno para generar energía eléctrica (gasoil), cuyo costo es actualmente de 11,8 dólares por millón de BTU. Es decir que la compra de gas a Chile se hace a un precio que es 40% inferior al del combustible alternativo que remplaza, ahorrándole al país con esta operación 840 millones de pesos.
El contrato de compra-venta de gas natural a Chile no es secreto ni tiene cláusulas de "estricta confidencialidad" como dijo el senador Solanas. Como en cualquier contrato comercial, existen cláusulas confidenciales, pero eso no impide presentarlo ante cualquier requerimiento de las autoridades administrativas y obviamente de las judiciales, tanto de Chile como de Argentina, ya que el contrato mismo lo prevé. De hecho, los dos contratos celebrados por el gas natural proveniente de Chile han sido ya enviados a la Justicia. El mismo senador Solanas lo podría haber solicitado o consultado a este ministro, antes de efectuar su rimbombante denuncia. Pero no lo hizo.
Paradójicamente, aun con el volumen de gas natural importado de Chile, la semana pasada nos vimos obligados a cortar el suministro de gas a las Industrias. Este es el verdadero cuadro de emergencia energética que vive nuestro país y el compromiso de nuestra administración es no ocultar la verdad y, en la medida de lo posible, anticiparnos a los hechos para mitigar las consecuencias de las políticas energéticas que nos llevaron a esta situación.
Por último, ante las acusaciones de que Shell, quien fuera -como es público y notorio- mi empleador hasta el 30/06/15 provee de GNL a las empresas chilenas que posteriormente revendieron el gas natural a ENARSA, debe señalarse que nuestros proveedores chilenos de gas natural (ENAP y SolGas) eligen sus proveedores de GNL sin dar intervención ni información (y sin obligación alguna de darla) a ENARSA, por lo que no conozco y además no interfiero, ni tengo incidencia en la elección del proveedor por parte de las empresas radicadas en el vecino país.
Toda mi actuación desde el 10/12/15 ha sido encuadrada, y lo seguirá siendo mientras sea ministro, en lo establecido por la ley 25.188 de Ética en el ejercicio de la Función Pública. Durante mi actividad privada nunca tuve nada que ocultar y menos lo tendré ahora, habida cuenta de mi decisión de participar de la función pública.
Lamento profundamente las livianas acusaciones del senador Solanas. Sería hipócrita si dijera que no me afecta. Luego de que presentara la denuncia penal involucrándome, como así también al presidente de ENARSA, sin habérsenos solicitado información alguna, lo llamé personalmente para ponerme a su disposición y ofrecerle cualquier información que requiriera sobre la operación que había denunciado. El senador aceptó el ofrecimiento y se acordó una reunión en oficinas del ministerio para el 6 de junio a las 14 horas a través de colaboradores de ambos. Lamentablemente, un día antes de la cita, el senador Solanas canceló la reunión por intermedio del abogado co-denunciante, sin permitirme el derecho a esclarecer sus dudas, derecho que en esta oportunidad ejerzo.


Enlace relacionado: Análisis de la importación de Gas desde Chile





lunes, 20 de febrero de 2017

Gobierno argentino eliminó aranceles para importar equipos informáticos y componentes electrónicos



Mediante el Decreto 117/2017, de fecha 17/02/2017, publicado en el Boletín Oficial de la República Argentina con fecha 20/02/2017, el Gobierno Nacional, redujo a cero las Alícuotas correspondientes al Derecho de Importación Extrazona para equipos informaticos, como computadoras de mesa y portátiles (laptops), impresoras, etc y componentes electrónicos, como diodos, transistores, LEDs, lámparas con tecnología LED, tiristores, células fotovoltaicas,  etc.

Para entender todo lo relacionado con este tema, siga los siguientes pasos:

1º) Ingrese al siguiente link https://www.boletinoficial.gob.ar/#!DetalleNorma/159229/20170220  y lea el Decreto 117/2017 en el Boletín Oficial de la República Argentina.

2º) De las Tablas que figuran en los Anexos del Decreto, obtenga el código de la Posición Arancelaria N.C.M (Nomenclatura Común del Mercosur), correspondiente a cada producto.

3º) Copie y pegue el código N.C.M. en el siguiente link: http://ncm.pcram.net/ncm.php  y obtendrá la descripción del producto.

jueves, 5 de enero de 2017

Etiqueta de eficiencia energética para lavarropas (IRAM – 2141-3)

Introducción
Esta etiqueta califica la eficiencia y la eficacia mediante un sistema comparativo que se compone de siete clases de eficiencia identificadas por las letras A, B, C, D, E, F y G, donde la letra A se le adjudica a los lavarropas eléctricos más eficientes y la G a los menos eficientes. Cabe señalar que por resolución de la ex Secretaría de Energía para comercializar lavarropas es necesario que los productos tengan una clase de eficiencia energética “B” o superior.
Asimismo, con la finalidad de que el consumidor pueda realizar una comparación más detallada entre un modelo de lavarropas y otro, la Norma está siendo estudiada para incorporar en un futuro las clases A+, A++ y A+++, tal como ya se encuentran en las etiquetas de refrigeradores y lámparas. 
Con la eficacia (referida a la eficacia de lavado y a la eficacia de centrifugado) se sigue un procedimiento similar con la indicación mediante siete letras (desde la A hasta la G).
Tal como lo indica la Norma IRAM 2141-3 que establece esta etiqueta, debe ser fácilmente legible y adherirse en la parte externa del lavarropas, ya sea en la parte frontal o en la parte superior de manera que en ningún caso quede oculta. 
Información detallada de la etiqueta de Eficiencia Energética de lavarropas eléctricos (desde arriba hacia abajo)
1) La marca comercial del proveedor.
2) La identificación del modelo del aparato.
3) Origen: indica el país de origen en que fue fabricado.
4) La clase de eficiencia energética: representa la relación entre la energía que consume y las prestaciones que ofrece.
5) El consumo de energía KWh/ciclo: indica el consumo de energía expresado en kilowatt hora por ciclo de lavado de algodón. Los valores habituales oscilan entre 0,55 y 1,2 KWh/ ciclo. Así, por ejemplo, si este valor fuera de 3 kWh  y el lavarropas es utilizado 50 veces en el bimestre, es posible calcular que de la factura de electricidad 150 kWh corresponderán al uso de este artefacto. De todas maneras, tal como figura en la etiqueta, el consumo real depende de las condiciones de utilización del aparato (según el programa de lavado que se elija, la temperatura del agua, la velocidad y eficacia del centrifugado, etc.)
6) La clase de eficacia de lavado*: indica cuán satisfactoriamente remueve las manchas sobre prendas de algodón, en una escala que va desde la A hasta la G.
7) La clase de eficacia del centrifugado*: indica cuán secas deja las prendas de algodón luego del lavado, también en una escala que va desde la A hasta la G.
8) Velocidad de centrifugado (rpm): indica la velocidad máxima de centrifugado alcanzado en un ciclo de lavado de algodón en revoluciones por minuto (rpm). Las velocidades de centrifugado van de 600 a 1400 rpm.
9) La capacidad en Kg de algodón: indica la capacidad en kilogramos de algodón por lavado. Para uso doméstico, las capacidades pueden variar entre 5 y 12 Kg.
10) Consumo de agua en l /ciclo: indica el consumo de agua en litros por cada lavado. Los mínimos y máximos habituales son 40 litros y 250 litros por ciclo.
11) El ruido durante el lavado y el centrifugado. Cabe aclarar que estos dos valores aún no se ven expresados en las etiquetas, ya que se están estudiando los estándares a tener en cuenta para su cálculo.
12) Norma IRAM 2141-3 que establece esta etiqueta.
13) La resolución de la ex Secretaría de Industria, Comercio y Minería Nº 319/99 que hace obligatorio el etiquetado en lavarropas eléctricos.
14) El sello de conformidad del organismo de certificación que garantiza que los valores que figuran en la etiqueta son los correctos.
13) El número de certificado emitido por el organismo de certificación.

* Entendemos que para ser coherente, la etiqueta debería decir “más eficaz” para la letra A y *menos eficaz” para la letra G, en lugar de usar las expresiones “más eficiente” y “menos eficiente” utilizadas por IRAM en la fuente de esta nota.

Fuente:

Tras la muerte de un músico electrocutado, presentan un manual para evitar riesgos en escenarios

A 12 años de la tragedia de Cromañón y luego de la muerte en los últimos dos años de cinco músicos y tres técnicos por electrocución arriba del escenario, el Instituto Nacional de la Música (Inamu) elaboró con el aporte de organismos especializados, familiares de víctimas y trabajadores del área, un manual para prevenir riesgos escénicos en espectáculos públicos, en ensayos y salas de grabación
.
"El manual está dirigido a músicos, managers, dueños de espacios para tocar, trabajadores del espectáculo y toda persona relacionada con la actividad musical, para todo evento en vivo donde hay amplificación de sonido", destacó el presidente del Inamu, Diego Boris.
Al referirse a las muertes y accidentes que se producen en los escenarios de espectáculos, dijo que los músicos y técnicos conviven habitualmente con cierto peligro y no saben qué hacer, cuando en la mayoría de los casos los problemas son prevenibles.
La elaboración del Manual de Formación sobre Prevención de Riesgos Escénicos surgió a partir de "ver la necesidad de transmitir de modo claro todo lo que hay que hacer cuando un músico o un técnico o cualquier persona tiene una sobrecarga eléctrica o un problema de electrocución", precisó Boris.
El texto fue realizado por el Sindicato Argentino de Técnicos Escénicos (SATE), el Sistema de Atención Médica de Emergencias (SAME), la Asociación Electrotécnica Argentina (AEA), Bomberos de la Policía Federal y familiares de Cromañón, (Familias por la Vida), y desarrolla información clave sobre seguridad eléctrica, primeros auxilios, prevención de incendios y las condiciones de protección necesarias para prevenir accidentes en recitales y conciertos. 
“El manual arranca con una nota que escribe Gustavo, un músico del grupo El Bizcocho, de la localidad de Moreno (en el conurbano bonaerense) donde cuenta cómo sucedió el accidente con el guitarrista del grupo, Gastón, que murió electrocutado. Él dice que cuando lo ve desenchufar el equipo y le da una descarga nadie sabía que hacer", expresó Boris tras añadir que "hay mucho desconocimiento".

Fuente:

miércoles, 28 de diciembre de 2016

Etiquetas de Eficiencia Energética para lámparas incandescentes y halógenas (IRAM – 62404 - 1) y para lámparas fluorescentes (IRAM – 62404 - 2)


En las presentes etiquetas se califica la eficiencia mediante un sistema comparativo que se compone de siete clases de eficiencia identificadas por las letras A++, A+, A, B, C, D y E, donde la letra A++ se le adjudica a las lámparas más eficientes y la E a las menos eficientes.
Según las Normas IRAM 62404-1 e IRAM 62404-2 que establecen las etiquetas de lámparas incandescentes y halógenas y fluorescentes, las mismas se deben colocar, imprimir o adherir en la parte externa de cada embalaje individual de la lámpara. A su vez, el fabricante puede optar por una versión policromática donde las escalas figuran en color  o bien por una monocromática (blanco y negro).



La etiqueta de lámparas incandescentes y halógenas informa: (Fig. 1)
1) La clase de eficiencia energética
2) El flujo luminoso de la lámpara en lúmenes, es decir, la cantidad de luz efectiva que brinda. Cuanto mayor sea este valor más luz proporcionará la lámpara.
3) La potencia eléctrica que consume ese producto expresado en watt. Cuanto mayor flujo luminoso y menor potencia consumida, mejor será su eficiencia energética.
4) Su vida útil expresada en horas.
5) La Norma IRAM 62404-1 que establece esta etiqueta.
6) El sello de conformidad del organismo de certificación que garantiza que los valores que figuran en la etiqueta son los correctos.

Fig.1 - Lámparas incandescentes y halógenas
La etiqueta de lámparas fluorescentes informa: (Fig.2)
1) La clase de eficiencia energética
2) El flujo luminoso de la lámpara en lúmenes, es decir, la cantidad de luz efectiva que brinda
3) La potencia eléctrica que consume ese producto expresado en watt. Cuanto mayor flujo luminoso y menor potencia consumida, mejor será su eficiencia energética.
4) La Norma IRAM 62404-2 que establece esta etiqueta.
5) El sello de conformidad del organismo de certificación que garantiza que los valores que figuran en la etiqueta son los correctos.

Fig.2 - Lámparas fluorescentes
Eficacia de las lámparas
Se define la eficacia de una lámpara como el cociente entre el flujo luminoso de la lámpara y la potencia eléctrica que consume dicha lámpara para emitir ese flujo luminoso. Se expresa en Lúmenes/ Watt.
Cada letra  A++, A+, A, B, C, D y E, incluye un rango de eficacia, por lo cual dos lámparas con la misma letra pueden tener dos valores diferentes de eficacia. Si bien estos valores serán próximos, una de las lámparas consumirá menos que la otra para el mismo flujo luminoso. Si bien la etiqueta no da este cociente, da el numerador y el denominador que permiten al usuario calcularlo.

Referencias